El acero en la medicina

La medicina, como todos saben es un rubro exigente. Con quienes trabajan y dejan allí sus fuerzas para salvar y ayudar a otros, como con los elementos que usa (tales como bisturí, tijeras, camillas, pinzas, tijeras para vendas y yesos, recipientes para elementos peligrosos, entre otros) , con las técnicas que exige y claro está, también con los materiales que se eligen para el desarrollo de estos procesos. El acero inoxidable es ese material aliado; Que por sus características fuertes y protectoras, que por sus superficies no porosas evita la propagación de virus y bacterias, pues al no absorberlas estas se quedan sin un medio donde habitar. Por otro lado, hace un poco más fácil la vida de aquellos que deben mantener limpias las superficies, pues al ser un material tan resistente las posibilidades de elementos químicos para su aseo son extensas y no ponen en riesgo su durabilidad.

También se debe recordar que la medicina se enfrenta a temperaturas extremas ¿Tendrá el acero algún riesgo? No, una vez que el acero haya tomado una forma está en capacidad de enfrentarse a altas o bajas temperaturas. Es por eso, que en las salas de cirugía, donde algunas veces se ejercen actividades con elementos que para su funcionamiento alcanzan altas temperaturas el acero continua siendo un buen aliado, pues las resistirá sin problema alguno. Sumado a esto, es un material no magnético, por lo que no representa riesgo para los insumos médicos que sí lo sean.

Estas son solo algunas de las características que hace al acero un buen compañero para la medicina. Quedate conectado a Multiaceros para conocer muchas más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.